PSIQUE TE DEBE DE IMPORTAR Síndrome de alienación parental


’Los rehenes de los padres
Cuando el padre o madre funda odio patológico en sus hijos hacia la otra parte, se encuentra tan inmerso en el resentimiento que siente por la pareja que termina tomando como rehén a los hijos para lograr sus objetivos.

PSIQUE TE DEBE DE IMPORTAR
Síndrome de alienación parental

Salud

Agosto 02, 2019 19:56 hrs.
Salud Nacional › México Estado de México
Alicia Meneses M. › EL AVISO ECATEPEC/COACALCO/ NOTICIAS

36 vistas

El progenitor alienador desarrolla un mensaje y un programa en los hijos, que normalmente se denomina ’lavado de cerebro’. Los hijos que sufren este síndrome desarrollan un odio patológico e injustificado hacia el progenitor alienado, que tiene consecuencias devastadoras en el desarrollo físico y psicológico de éstos. Otras veces, sin llegar a abrigar animadversión, el SAP provoca en los hijos un detrimento de la imagen que tienen del progenitor desequilibrado, resultando de mucho menos valor sentimental o social que la que cualquier niño tiene y necesita de sus progenitores, es decir, no se sienten orgullosos de su padre o de su madre como los demás niños.

Normalmente, este fenómeno está desencadenado por uno de los progenitores respecto al otro, tras un proceso de divorcio o separación. También puede estar provocado por una persona distinta del custodio del menor (la nueva pareja, uno de los abuelos, un tío, etc). Incluso, se han observado casos dentro de parejas que conservan su vínculo, aunque son menos habituales.



Diagnóstico del Síndrome de Alienación Parental
El síndrome de alienación parental está considerado como una forma de maltrato infantil. Sin embargo, por los casos de maltrato (incluyendo casos de abusos) en los que judicialmente se ha alegado SAP para desacreditar el testimonio de la madre y de sus hijos víctimas de abusos, existe una resistencia por parte de los profesionales. Por esta razón, el diagnóstico diferencial del Síndrome de Alienación Parental requiere que no exista maltrato previo, psicológico o físico, a la madre y los hijos, por parte del progenitor alienado.

Características de indicio que existe alienación parental en los niños

Indicadores típicos que permitirían detectar si coexisten señales del Síndrome de Alienación Parental con maltrato:

• Insultar o desvalorizar al otro progenitor en presencia del hijo, aludiendo cuestiones de pareja que no tienen nada que ver con el vínculo parental.

• Impedir el derecho de convivencia con sus hijos al otro progenitor.

• Implicar al ambiente familiar y a los amigos en los ataques al ex cónyuge.

• Subestimar o mofarse de los sentimientos de los niños hacia el otro progenitor.

• Estimular o premiar la conducta despreciativa y de rechazo hacia el otro progenitor (basta con que los niños vean que esa actitud hace feliz a la madre o al padre, para ofrecer su dolor y así reconfortar al adulto alienador).

• Intervenir en los niños con falsedades sobre el otro llegando a espantar. En los niños, el Síndrome de Alienación Parental puede detectarse cuando intentan justificar el rechazo con explicaciones o razones absurdas e incoherentes. En ocasiones, también pueden usar diálogos o frases propias de su progenitor alienador, y palabras o comentarios impropios de su edad.

• Inculcar en los niños que el padre o la madre les ha abandonado y que los importan en lo absoluto.

¿Es peor un divorcio que la muerte de un padre? es relativo. Estriba de cómo lleven los padres la separación. Los hijos muchas veces se convierten en meros espectadores e incluso en herramientas de las disputas, el chantaje y las amenazas entre sus padres.

Varios padres subestiman los efectos que el divorcio causa en los hijos. Los niños sí sufren por la separación, y los padres necesitan darse cuenta de eso. Por más necesario que sea, un divorcio es siempre duro para los conyugues, y los hijos perciben y viven todo. Los hijos de padres divorciados suelen sufrir depresión, tener problemas en la escuela, y desarrollar menos habilidades sociales en comparación con otros niños. Presentan más problemas de salud, de conducta y emocionales. Se sienten culpables, y se manifiestan más irritables, desconfiados, incapaces, ansiosos, retraídos y malhumorados.


Por otro la cuestión difícil de consensuar radica en torno a su naturaleza y/o catalogación o interpretación de los hijos, hacia este síndrome ya que para ellos no es algo cotidiano, ni siquiera están consciente de lo que realmente sucede, no obstante, en donde sí hay claridad es en determinar que es utilizada como artimaña por parte de los progenitores.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.